Actualmente uno de los graves problemas que presenta la inseguridad de nuestro país para las empresas, es el robo al transporte. Para los delincuentes es mucho más fácil el robar la mercancía cuando está más desprotegida y es de fácil acceso. Sin embargo el que la mercancía este más desprotegida es a consecuencia de diversos errores que se comenten durante el traslado del producto y que favorecen un siniestro efectivo.

Dentro de este artículo mencionaremos 7 de los errores más comunes que se comenten durante el traslado de la mercancía y como evitarlos, de tal manera que se minimice el riesgo de robo al transporte.

1. Falta de personal confiable
El recurso humano es el factor más importante y el de mayor cuidado en cualquier tipo de operación, sin embargo en muchas ocasiones no se le da la importancia merecida. En el ramo de la transportación, las empresas buscan principalmente bajos costos, y esto conlleva a que se contrate cualquier tipo de línea transportista u hombre-camión, esto haciéndolo sin tener conciencia de que la mercancía se pone en manos de un total desconocido que lo único que hizo fue darse de alta como proveedor. Pero la pregunta sería ¿es un proveedor confiable? Para respondernos esto es necesario realizar un estudio minucioso del personal al cual se le va a dar la mercancía y establecer si es o no una persona confiable para darle esta responsabilidad. Dentro de los estudios que se le pueden realizar al personal son:

Estudios socioeconómicos.
Exámenes psicométricos.
Pruebas antidoping.
Análisis de antecedentes laborales.

Este tipo de estudios pueden dar mayor información de cómo es y las tendencias que tiene la persona a contratar y determinar el grado de confiabilidad de la persona y así mismo del proveedor.

2. Mal manejo de información confidencial
Para un delincuente mientras mayor información tenga del producto a robar más fácil será su robo, por lo que es de suma importancia el tener controlada toda la información pertinente a los embarques. Se debe tener especial cuidado en que tan fácil es el acceso a ciertos tipos de información como lo es el tipo de producto a transportar, el monto del producto, la hora de salida, la hora de llegada a cita, el destino, la ruta y las características del transporte (placa, color, etc.).
Es de más mencionar que si el delincuente cuenta con este tipo de información es más fácil que planee el robo y lo realice con mayor precisión.

3. Falta de políticas de seguridad en el transporte.
Aquí es donde prácticamente la mayoría de las empresas falla, ya que no cuentan con políticas definidas para la operación segura en el transporte. Prácticamente el 70% de los robos al transporte podrían evitarse si se cumplieran con ciertas políticas previamente establecidas, dentro de las cuales se pueden mencionar como básicas, las siguientes:

Embarcar solo unidades con tanque de gasolina lleno.
Las unidades de transporte deben estar en perfectas condiciones mecánicas.
No permitir paradas no programadas para ir a comer, ir al baño, comprar cigarros etc.
No llevar a ninguna persona ajena a la operación de transporte dentro la unidad.

Este tipo de políticas son muy importantes y ayudan en gran medida a minimizar el robo, ya que un gran porcentaje de robos a transporte se hacen cuando la unidad está detenida ya sea porque el operador se bajo a revisar alguna falla mecánica, a comer, al baño o para dejar a un amigo en el camino.

Mientras más tiempo se tenga la unidad circulando menor será el riesgo de exponerse a un robo.

4. Uso de rutas, zonas y paradas inseguras
Ya es bien conocido por la mayoría de la gente que vive en nuestro país, que zonas son consideradas de alto riesgo por su nivel de delincuencia, este tipo de conocimiento empírico así como recabando información de diversas organizaciones tanto gubernamentales como privadas, se puede utilizar para ubicar que lugares y rutas son de alto riesgo para nuestro producto y evitarlas de ser necesario.

Estableciendo una logística adecuada se pueden evitar el uso de ciertas rutas y del mismo modo estableciendo lugares y zonas seguras para paradas programadas ya sea para alojamiento o alimentación, de tal manera que una parada de descanso, a un restaurant o para cargar combustible sea bajo un ambiente de bajo riesgo.

5. Falta de capacitación al personal
Como ya se había mencionado antes el factor humano es el recurso más importante y que puede contribuir en el éxito o fracaso de un robo. Por ello es sumamente importante que los operadores de transporte estén muy bien capacitados, no solo en cuestión de conducción o manejo de carga, sino también en que hacer antes, durante y después de un robo, este tipo de capacitación puede ayudar a prevenir un robo si el operador se percata antes de que suceda, en la mayoría de las veces al operador lo agarran descuidado, sin embargo un operador alerta puede ayudar a disuadir el intento de robo. Por otro lado el saber que hacer durante el robo, puede ayudar a evitar alguna situación que ponga en peligro su vida, concientizándolo para que obedezca en todo momento al delincuente.

Y del mismo modo capacitándolo en que hacer después del robo, facilita la averiguación posterior de lo ocurrido, el agilizar los trámites del seguro y del levantamiento del acta y a lo mejor una posible reacción para la recuperación de la mercancía.

6. Nula comunicación y monitoreo con las unidades en ruta
Normalmente se carga la mercancía dentro de la unidad de transporte y no se sabe que es lo que pasa con la mercancía hasta que llego a su destino, y aunque cuenten con días y horarios de cita, en rutas muy largas pueden pasar hasta 4 o 5 días que no saben nada de la unidad ya que solo exigen que llegue a destino a la hora y día de la cita acordada, sin embargo si sufre un percance o un siniestro la unidad durante el recorrido, no se enterará nunca la empresa hasta que se reporte el operador. Esto ocasiona que no se pueda reaccionar a tiempo ante una situación de robo. Es por ello que el operador debe contar con los medios de comunicación necesarios para mantener contacto frecuente ya sea con su línea transportista o con la misma empresa, de tal manera que pueda dar aviso oportuno ante cualquier intento de robo o algún percance como accidente o falla mecánica, y del mismo modo la empresa o línea transportista poder establecer medidas que ayuden a identificar una posible situación de riesgo, ya sea porque el operador no se ha comunicado en un periodo prolongado o porque el mismo no responde a las llamadas.

Dentro de los medios de comunicación que puede tener la unidad de transporte pueden ser radio, celular o incluso para la localización de la unidad se puede contar y se recomienda equipo de rastreo satelital.

7. Falta de seguimiento en las entregas
Otro porcentaje importante de robos, se da principalmente a la hora de entrega de la mercancía con el cliente, ya que debido a una mala logística la mercancía puede no ser recibida a tiempo y esto ocasiona que la unidad este expuesta durante tiempos prolongados afuera de las instalaciones del cliente y con el riesgo de que se presente algún siniestro de robo. Es por esto que se debe adecuar o corregir la logística de tal manera que la mercancía se encuentre el menor tiempo expuesta y se pueda descargar la mercancía en forma oportuna para resguardarla dentro de las instalaciones del cliente.

Estos son solo algunos de los muchos errores que se cometen en las operaciones logísticas y de distribución en cuestiones de seguridad y que ayudan a la facilidad de actos delictivos por parte del crimen organizado.
Poniendo atención a estos detalles, sin duda ayudaremos a reducir en cierta medida el riesgo de robo al transporte de carga, y algo importante de mencionar es que para corregir este tipo de situaciones no es necesario ningún tipo de inversión económica sino simplemente establecer los controles organizativos adecuados para cumplir con un nivel de desempeño eficiente y seguro.

 

Aportación de nuestros amigos de: http://www.crnova.com.mx

Summary
Review Date
Reviewed Item
7 Errores que facilitan el robo del transporte de carga
Author Rating
5